Instituto Nacional de Estadística.

Productos y Servicios / Publicaciones / Publicaciones de descarga gratuita / Mujeres y hombres en España / Empleo del tiempo, conciliación trabajo y familia (actualizado 18 julio 2016) / 5.3 Actividades de trabajo no remunerado

5.3 Actividades de trabajo no remunerado Fichero PDF

Introducción

Uno de los objetivos del estudio sobre el empleo del tiempo es contribuir a la formulación de políticas familiares y de igualdad entre géneros, como las relativas a la relación entre la división del trabajo en el hogar y el incremento de la participación de la mujer en el mundo laboral. Resulta particularmente difícil compaginar los horarios de trabajo remunerado y la vida familiar en determinadas circunstancias como el cuidado de menores, personas con discapacidades y enfermos crónicos.

El trabajo no remunerado consiste en la producción de bienes y servicios realizada por los miembros del hogar para la que no se dispone de valoración de mercado, pero que contribuyen al bienestar familiar y social. Algunas de estas actividades son consumidas por la propia familia, como cuidado de niños y adultos, cocinar, jardinería, mantenimiento del hogar, etc., o por personas fuera de la familia como amigos que visitan el hogar, parientes que viven fuera del hogar.

Otra serie de actividades de trabajo no remunerado son consumidas por personas que no forman parte del hogar familiar, como actividades de voluntariado o ayudas informales a otros hogares. La frontera que delimita lo que son actividades de trabajo no remunerado y las actividades de ocio, la determina el criterio de una tercera persona, de tal forma que si se pagara a una tercera persona para hacer la actividad se considera trabajo no remunerado (cocinar, limpiar, cuidado de niños, jardinería, etc.).

Las actividades de trabajo no remunerado incluyen: actividades de hogar y familia (actividades culinarias, mantenimiento del hogar, jardinería, construcción y reparaciones, compras y servicios, cuidado de niños, ayudas a adultos miembros del hogar, confección y cuidado de ropa y gestiones del hogar) y actividades de trabajo voluntario (trabajo voluntario al servicio de una organización, ayudas informales a otros hogares).

El analizar desde una perspectiva de género el tiempo medio diario dedicado a actividades de trabajo no remunerado y el porcentaje de personas que las realizan proporciona una medición del montante total de horas dedicadas a este tipo de actividades necesarias para el bienestar social, y permite constatar que en este tipo de actividades se produce una participación más elevada de mujeres, con incidencias negativas en la calidad de vida de las personas que las realizan (en términos de incorporación al mercado laboral, jornadas más largas, estado de salud, menor acceso a la participación social y política, etc.)

La información se proporciona en base a los resultados de la Encuesta de Empleo del Tiempo 2009-2010 que realiza el INE. El objetivo principal de esta encuesta es el de obtener información primaria para conocer la dimensión del trabajo no remunerado realizado por los hogares, la distribución de las responsabilidades familiares dentro del hogar, la participación de la población en actividades culturales y de ocio, el empleo del tiempo en determinados grupos sociales (jóvenes, desempleados, ancianos, etc.) todo ello con el fin de que se puedan formular políticas familiares y de igualdad de género, y estimar las cuentas satélites del sector hogares.

La Encuesta de Empleo del Tiempo es una encuesta no periódica que recaba información sobre las actividades diarias de las personas a través de la cumplimentación de diarios personales y cuestionarios de hogar e individuales. Las actividades se codifican según una lista de actividades armonizada de Eurostat, que analiza 10 grandes grupos: cuidados personales, trabajo remunerado, estudios, hogar y familia, trabajo voluntario y reuniones, vida social y diversión, deportes y actividades al aire libre, aficiones e informática, medios de comunicación, trayectos y empleo del tiempo no especificado.

Se consideran tres unidades básicas de análisis: los sujetos miembros del hogar de 10 o más años, los hogares privados que residen en viviendas familiares principales, los días de la semana.

En cuanto a variables relacionadas con la persona, los datos se pueden clasificar por sexo, edad, nivel de estudios alcanzado, estado civil, relación con la actividad económica (ocupado, parado, jubilado), situación profesional, ocupación, nivel de ingresos y tipo de hogar en el que vive.

En 2014 el INE ha publicado el documento de trabajo Otras facetas de la Encuesta de Empleo del Tiempo 2009-2010, en el que se abordan diversos objetivos de la encuesta entre los que se incluyen el reparto de responsabilidades en las tareas del hogar en el año 2010 y la valoración del trabajo doméstico en 2010 y su comparación con la del año 2003.

Para el estudio del reparto de responsabilidades en las tareas del hogar en el año 2010 se han tenido en cuenta los hogares que declaran la existencia de una relación de pareja entre sus miembros, ya sea con vínculo legal o de convivencia. Se han seleccionado los hogares en los cuales convive una sola pareja de distinto sexo, residan o no otros miembros en el hogar. La muestra obtenida de la Encuesta de Empleo del Tiempo 2009-2010 es de 5.381 parejas.

Para la valoración del trabajo doméstico se han calculado las horas dedicadas por cada sexo a actividades productivas no de mercado agregadas en determinadas funciones principales (vivienda, alimentación, vestido, cuidados, trayectos productivos no de mercado, voluntariado). Posteriormente se ha realizado una valoración de estas horas (en base al salario de las personas empleadas como personal doméstico).

Definiciones

Se incluye información de la participación de hombres y mujeres en actividades de trabajo no remunerado y adicionalmente del porcentaje de participación de hombres y mujeres emparejados que han realizado a lo largo del día alguna de estas actividades, respecto del total de hombres y mujeres que viven en pareja.

Se ha obtenido información del tiempo medio diario dedicado por hombres y mujeres que conviven en pareja a las actividades de trabajo no remunerado y la diferencia entre el tiempo que dedican las mujeres y el que dedican los hombres.

A partir de la distribución de las actividades en un día promedio se seleccionan las actividades productivas no de mercado realizadas por los hogares y se agregan en determinadas funciones teniendo en cuenta que algunas actividades productivas sirven a varias funciones. Las funciones consideradas son las recomendadas por Eurostat para la elaboración de las cuentas satélite de producción de hogares: vivienda, alimentación, vestido, cuidados, trayectos productivos no de mercado, voluntariado.

Aplicando a los tiempos dedicados a las funciones anteriores según la distribución de actividades en un día promedio sus respectivas poblaciones, se obtienen los millones de horas anuales dedicadas a actividades productivas no de mercado.

En el conjunto de actividades de hogar y familia se incluyen: actividades para el hogar y familia no especificadas, actividades culinarias, mantenimiento del hogar, confección y cuidado de ropa, jardinería y cuidado de animales, construcción y reparaciones, compras y servicios, gestiones del hogar, cuidado de niños y ayudas a adultos miembros del hogar.

Las actividades de trabajo voluntario se componen de: trabajo voluntario al servicio de una organización y ayudas informales a otros hogares.

Comentarios

Personas que realizan actividades de trabajo no remunerado según sexo
Si se considera el porcentaje de personas que realizan actividades de trabajo no remunerado según sexo destaca la participación más elevada de las mujeres en las siguientes actividades dentro del conjunto de hogar y familia: actividades culinarias (80,5% de mujeres y 46,4% de hombres), mantenimiento del hogar (64,2% de mujeres y 31,8% de hombres), compras y servicios (47,2% de mujeres y 31,6% de hombres), cuidado de niños (22,2% de mujeres y 16,7% de hombres).

En las dos actividades que constituyen el trabajo voluntario, es superior la participación de las mujeres en ayudas informales a otros hogares (8,6 % de mujeres y 5,7% de hombres) y es similar la participación en trabajo voluntario al servicio de una organización (0,6% de mujeres y 0,7% de hombres).

Hombres y mujeres que realizan actividades de trabajo no remunerado y que conviven en pareja
Si se considera el porcentaje de hombres y mujeres emparejados que a lo largo del día han realizado actividades de trabajo no remunerado, respecto del total de hombres y mujeres que viven en pareja, las mujeres tienen una participación del 97,6% y los hombres del 82,6%.

El grado de participación es diferente según la actividad desarrollada, el mayor porcentaje de participación tanto de los hombres como de las mujeres que conviven en pareja corresponde a las actividades culinarias (49,8% y 90,4% respectivamente).

La participación más baja corresponde al trabajo voluntario al servicio de una organización (0,6% en hombres y 0,4% en mujeres).

Tras las actividades culinarias, las mujeres que conviven en pareja presentan los valores más altos de participación a lo largo del día en el mantenimiento del hogar (71,4%), en compras y servicios (52,3%), en trayectos debidos a actividades de hogar y familia (49,0%), en actividades necesarias para la confeccion y cuidado de la ropa (44,2%) y en el cuidado de los niños (30,5%).

En los hombres la segunda actividad con mayor participación corresponde a trayectos debidos a actividades del hogar y familia con una participación del 42,0%, a continuación las actividades de compras y servicios (37,0%), mantenimiento del hogar (33,2%), cuidado de niños (22,4%) y jardinería y cuidado de animales (19,6%).

Los hombres presentan porcentajes de participación más elevados que las mujeres en las actividades de jardinería y cuidado de animales, en la construcción y reparaciones, en las gestiones del hogar, en el trabajo voluntario.

Tiempo medio diario dedicado al trabajo no remunerado por hombres y mujeres que conviven en pareja
El tiempo medio diario dedicado a una actividad se obtiene como la suma de horas empleadas en esa actividad por hombres o mujeres emparejados, dividida por el total de hombres o mujeres hayan realizado o no la actividad en concreto.

Destaca la diferencia en el tiempo medio de dedicación diaria al trabajo no remunerado entre los hombres y las mujeres que conviven en pareja. Las mujeres dedican a las tareas domésticas una media diaria de 3 horas más que los hombres. Las mujeres emplean 5 horas y 47 minutos de media diaria, los hombres 2 horas y 47 minutos.

El tiempo medio diario empleado por los hombres es superior al de las mujeres en las actividades de: jardinería y cuidado de animales, en la de construcción y reparaciones, en gestiones del hogar, en trabajo voluntario al servicio de una organización.

Horas dedicadas a actividades productivas no de mercado
Los resultados obtenidos en la Encuesta de Empleo del Tiempo 2009-2010 se asume a efectos prácticos que son válidos para aplicarlos a todo el año 2010, el trabajo de campo se realizó entre octubre de 2009 y septiembre de 2010.

La población objetivo fueron las personas de 10 y más años residentes en viviendas familiares principales. En el cuestionario de hogar se introdujo un módulo de servicio doméstico en el que se preguntaba a los hogares que tenían personal contratado, el número de personas contratadas, su tiempo de trabajo y el salario pagado.

Se calcula la distribución de actividades en un día promedio (según sexo) como la suma de tiempos diarios (en minutos) dedicados a cada actividad por todas las personas de 10 y más años de cada sexo, dividido por el total de tiempo en minutos disponible por esas personas.

 A partir de la distribución de las actividades en un día promedio se seleccionan las actividades productivas no de mercado realizadas por los hogares y se agregan en determinadas funciones, teniendo en cuenta que algunas actividades sirven a varias funciones.

A los tiempos dedicados a estas funciones se les aplican sus respectivas poblaciones y se obtienen las horas dedicadas a actividades productivas no de mercado por cada sexo.

En el año 2010, los hogares españoles invirtieron 52.682 millones de horas en actividades productivas no de mercado, de las cuales el 67,2% (35.389 millones de horas) fueron dedicadas por mujeres.